22 de marzo de 2014

Revolución en Ucrania, un país dividido.

¡Hola a todos!

En esta primera entrada del blog os voy a hablar sobre un conflicto que a pesar de no haber ocurrido en España nos afecta bastante al pertenecer a la Unión Europea y que, a su vez, nos hará plantearnos numerosas preguntas como dónde está el límite de un país para influir sobre otro o cuando se debe, si es que se debe, intervenir militarmente en un conflicto.

El tema que voy a tratar es el de Ucrania, los recientes conflictos en el país del este que han desembocado en grandes tensiones políticas entre Rusia y La Unión Europea y Estados Unidos.

Como es un tema muy extenso, y para irnos centrando, dividiré la entrada en dos partes, la primera hablaré más sobre el propio conflicto surgido en Ucrania y de su división interna y en la segunda, que espero publicar en una entrada en los próximos días, hablaré sobre Crimea, la intervención militar de Rusia y las sanciones impuestas a este país por Europa y Estados unidos.

El conflicto

Desde hace unos meses hemos podido ver en los medios de comunicación hablar sobre el conflicto que está ocurriendo actualmente en Ucrania. Lo que empezó siendo una simple protesta por el abandono del proceso de asociación de Ucrania con la Unión Europea se convirtió en un auténtico levantamiento contra el gobierno de Yanukóvich (entonces presidente de Ucrania), desatándose desde entonces una escalada de conflictos que acabaron con la provincia de Crimea anexionada la potencia vecina, Rusia. Ahora tanto la UE como Estados Unidos plantean numerosas sanciones contra lo que consideran un acto de agresión de Rusia contra Ucrania, país protegido por la UE que, muy probablemente, procederá a integrarse en esta en los próximos años. Sin embargo de trasfondo hay un conflicto de intereses entre varias superpotencias, las expectativas ante la actuación de una UE aún inexperta y el renacimiento de lo que se está convirtiendo en una nueva guerra fría.

Pero vayamos paso a paso.


Antecedentes

Las dos Ucranias

Para explicar los actuales problemas de Ucrania tenemos que remontarnos a los tiempos de la Unión Soviética, quizá incluso antes.

La base del problema es la propia división interna del país entre la Ucrania occidental y la oriental. La primera anhela liberarse de la influencia rusa y acercarse a Europa y mientras que la otra que aún sigue marcada por los restos de la URSS, con fuertes lazos culturales que la unen a Rusia y una dependencia económica fortísima.

A lo largo de la historia, Ucrania pocas veces ha sido un país como tal. Poco antes de la Segunda Guerra Mundial, la parte este de la actual Ucrania pertenecía al Imperio Ruso que invadió el actual oeste de Ucrania que entonces pertenecía a Polonia, fue entonces cuando se creó lo que ahora conocemos como Ucrania, que pasaría a ser parte de la URSS.

Durante los primeros años de la URSS, Crimea fue una república más dentro de la Unión Soviética, hasta que en 1951 fue adherida a Ucrania tras la expulsión de gran parte de su población (los tártaros) acusados de colaborar con los nazis durante la segunda guerra mundial. Tras la caída de la URSS, en 1991, Rusia volvió a reclamar la República de Crimea, a la vez que esta reclamaba su independencia de Ucrania. El resultado de todo esto fue que Crimea se mantuvo como parte de Ucrania pero gozando de gran autonomía.

La mejor prueba de esto es sin duda la lengua que usan en cada zona del país, llegando haber habitantes del este que ni siquiera saben hablar el idioma oficial de su país pues solo hablan el ruso.

Abajo os dejo un mapa etnolingüistico (básicamente utiliza la lengua para mostrar la cultura de una sociedad) donde se muestra la diversidad que podemos encontrar en ucrania (lo siento, está en inglés pero creo que se entiende bastante bien). El mapa muestra como el centro y oeste del país hablan mayoritariamente ucraniano mientras que en el este y sur hablan ruso.


Ucrania es, por tato, la unión ficticia entre dos pueblos y culturas diferentes y esto es, en gran parte, el motivo de los actuales problemas, pero desde luego no el único.

La Revolución Naranja

En noviembre de 2004, hace una década, hubo unas elecciones en Ucrania que fueron alteradas. Los dos candidatos posibles eran Viktor Yúshchenko, apoyado por Yuliya Tymoshenko (prometo que no es un juego de palabras)  y Víktor Yanukóvich (el mismo pres
idente que ahora ha sido protagonista de los conflictos en Ucrania). Una vez más vemos la división interna del país cuando el primero representaba a la parte occidental, proeuropeos, y el segundo al este del país.
En la primera ronda, Yúshchenko, apoyado por la parte occidental del país, sacó una pequeña ventaja sobre su rival. A la vuelta, los partidarios de Yanukóvich alteraron las de forma escandalosa el resultado de las elecciones tras haber llegado a envenenar a su opositor y proclamaron la victoria de Yanukóvich.

Pero la gente ucraniana se echó al a calle para denunciarlo y se negaron a aceptar el resultado de las elecciones. Se realizaron eventos por todo el país, sobre todo por la parte este, y el resultado fue que los tribunales de justicia del país resolvieron que las elecciones habían sido fraudulentas y debían repetirse. Así pues, las elecciones se repiten y gana Yúshchenko.

Ni tan siquiera pasó un año hasta que este gobierno se empezó a desmembrar, lo que se hizo evidente con la dimisión de Yulia Tymoshenko. El país sufrió un periodo convulso en el que un gobierno débil no pudo dirigir el país, esto fue aprovechado por Yanukóvich para llegar al poder en las elecciones presidenciales de 2010.

La lucha entre los dos bloques

Quizá la URSS haya caído, quizá la guerra fría terminó hace mucho tiempo, pero lo que es innegable es que Rusia sigue siendo muy fuerte y que sus intereses a menudo se enfrentan con los de EEUU y la Unión Europea. 

Esto se está haciendo aún más evidente en los últimos años, y cada vez va a más. Quizá la guerra fría nunca terminase y la caída del muro solo supuso una tregua y una "pequeña" victoria para el bloque occidental, pero ahora Rusia quiere tomarse la revancha y Ucrania y Crimea son el escenario perfecto.

Este es un tema al que tengo pensado hablar en otra entrada, sin embargo debía citarlo precisamente porque este es uno más de los episodios de lo que puede ser una nueva Guerra Fría, aunque sin duda las características, sobre todo por parte del bloque oriental, sería muy diferentes.

Cómo empezó todo

Ucrania se aleja de Europa


El 21 de noviembre de 2013, el entonces gobierno de Viktor Yanukóvich abandonó el proceso de asociación con la Unión Europea. Este hecho fue el que provocó una serie de levantamientos en el oeste de Ucrania (la parte proeuropea), sobre todo en Kiev, la capital, donde las protestas se concentraron en la plaza del Euromaidan. (En Ucraniano significa "Plaza Europa") la cual daría nombre al movimiento.


La respuesta contra las protestas tardaron una semana en llegar. La policía cargó duramente contra los manifestantes que por entonces se componían principalmente por jóvenes no especialmente violentos, con sus excepciones, como en todo.

Después de esa carga policial, que dejó numerosos heridos y escenas impactantes de como la policía agredía a los manifestantes, vinieron una serie de leyes aplicadas por el gobierno para detener las protestas, las cuales eran más propias de una dictadura que de un estado democrático, destacando la prohibición de las manifestaciones en los lugares emblemáticos de la ciudad, lo que realmente supone prohibir por completo las manifestaciones en Kiev.

Pero esto consiguió el efecto contrario, la gente salió a la calle, se armaron barricadas y lo que empezó como un movimiento proeuropeo se convirtió en un levantamiento contra el gobierno de Yanukóvich.

Las protestas se ramifican, gana fuerza la ultraderecha.

Para entonces yo tenía claro a quien apoyaba en el conflicto. Los ucranianos protestaban contra un gobierno corrupto cuya democracia se podía poner en duda y que en el fondo no era más que el títere de la superpotencia vecina, Rusia.

Pero entonces las cosas empezaron a cambiar. Las protestas habían pasado a ser un enfrentamiento muy violento entre la policía y los manifestantes, con heridos de gravedad en ambos bandos y donde quienes querían seguir debían de estar dispuestos a jugarse la vida por sus ideales.

La revolución se radicalizó y fue entonces cuando se hizo fuerte la ultraderecha con sus grupos paramilitares que fueron los únicos capaces de "defender" a lo manifestantes de la policía. Muchos de los estudiantes que empezaron la revolución abandonaron la lucha, no por que sus ideales hubiesen cambiado, sino por miedo. Manifestarse entonces significaba tener que estar dispuesto a usar la violencia, a ser golpeado y a golpear, a disparar armas de fuego, y los grupos de extrema derecha estaban dispuestos a ellos y la mayoría de las personas que se quedaron les apoyaban, aunque no estuviesen de acuerdo con sus ideas sabían que eran los únicos que impedían que la policía cargase contra ellos y acabara con la revolución.

No apoyo en absoluto a esos grupos de ultraderecha y son igual que el gobierno corrupto que entonces dirigía Ucrania, si ellos llegasen al poder harían lo mismo llamándolo de otra forma. Sin embargo he de admitir, con pena, que la revolución se hubiese terminado allí sin ellos; la policía hubiese acabado con las manifestaciones usando para ello los medios que fuesen necesarios y ahora nadie hablaría de Ucrania.

Hoy por hoy, y aunque me gustaría hacerlo, no creo que en la efectividad de las revoluciones pacíficas, porque a lo largo de la historia, por desgracia, toda revolución política ha implicado un derramamiento de sangre, y aquellas que han sido consideradas como revoluciones pacíficas por las actuaciones de su lideres han conllevado, de una forma u otra, una gran violencia. Ojalá me equivoque.

Así pues, se produjeron numerosos enfrentamientos entre la policía, que pretendía acabar con las protestas y los manifestantes, que pretendían ocupar numerosos edificios gubernamentales y sedes de los partidos en Kiev.

La policía estuvo a punto de lograr desalojar la plaza del Euromaidán, centro de la revolución donde estaba establecido el campamento, sin embargo los manifestantes resistieron y entonces se produjeron los episodios más sangrientos, con decenas de muertos y centenares de heridos por ambas partes. La policía abandonó la plaza que los manifestantes volvieron a tomar, haciéndose fuertes.

Durante las revueltas, y sobre todo a partir de ese acontecimiento, Yanukóvich empezó a hacer concesiones tales como destituir a algunos de los ministros de su gobierno o invitar a la oposición a entrar en su gobierno.

Finalmente el presidente llegó a un acuerdo con la oposición, pero este no fue aceptado por los manifestantes que pretendían la caída absoluta del gobierno, cosa que Yanukóvich no estaba dispuesto a conceder.

La toma del poder

Todo cambió un día, a finales de Febrero, cuando el gobierno de Yanukóvich desapareció y esta abandonó el país para irse, presumiblemente, a Rusia, aunque estos lo negaron. La policía ya no combatía a los manifestantes y todo apuntaba a que "la revolución había triunfado".

La oposición aprovechó para tomar el poder y liberar a los presos políticos, especialmente a Yulia Timoshenko, una de las principales líderes de la oposición y de la revolución naranja anteriormente mencionada, que llevaba presa desde hacía casi cuatro años.

Esto fue interpretado por algunos, principalmente Rusia, como un golpe de estado, que negaban la autoridad del nuevo gobierno.

Análisis de lo ocurrido


¿Fue realmente un golpe de estado lo ocurrido tras la marcha de Yanukovich? Aquí es donde lo objetivo ya no es tan válido. Un golpe de estado es la toma violenta y de forma repentina del poder sin tener en cuenta las leyes del país. Por contra, una rebelión, que es como lo llaman quienes están a favor, es la desobediencia civil, que puede incluir o no la lucha armada.

Yo no me decantaré por ninguna de las dos opciones, pues realmente creo que no reside ahí la importancia de lo ocurrido. Los que estén en contra lo llamarán golpe de estado y los que apoyen el levantamiento le darán otros nombres, eso da igual, al fin y al cabo son solo palabras, centrémonos en los hechos.

¿Tomaron de forma legal el poder los partidos de la oposición? Yo creo que, a la pregunta en sí, he de responder que no. Sin embargo, esta pregunta implica de alguna forma una segunda pregunta y es si hicieron lo correcto. Hace un mes hubiese respondido que sí, pero los acontecimientos no acabaron allí y los papeles se invirtieron cuando el este de Ucrania, la zona prorrusa, sobre todo Crimea, se opuso al nuevo gobierno.

Para responder a esto tendríamos que volver al tema de las dos Ucranias. Si nos fijásemos solo en la Ucrania del oeste, la proeuropea, sin duda diría que sí, puesto que el presidente era corrupto, iba en contra del pueblo ucraniano y había vendido el gobierno de la nación a Rusia. Pero luego está la parte oriental, muy unida a Rusia que ahora rechaza el nuevo gobierno calificándolo como gobierno de neonazis.

¿Era legítimo el gobierno de Yanukóvich? Su llegada al poder fue democrática, no como ocurrió antes de la revolución naranja, aunque sí que ocurrió todo en una situación complicada. A la izquierda podéis ver una imagen que os muestra la distribución de votos en las elecciones en las que fue nombrado presidente.

La cuestión es si una vez en el poder actuó de forma legal o no. Ucrania era una oligarquía, con un gobierno muy corrupoto y que gobernaba en función de lo que a su vecino le conviniese. Además tuvo actos poco propios de una democracia como encarcelar a dirigentes de la oposición sin motivos más que los políticos o sus actuaciones anteriormente nombradas al inicio de la revolución. Sin embargo quizás esto no sea suficiente como para justificar la toma de gobierno de esa forma por la oposición, ahí ya habrá multitud de ideas.

Personalmente, me alegré de la destitución de un presidente que considero que no gobernó como debía, sin embargo no estoy seguro de si fue una decisión correcta debido a las consecuencias que esto supone.

Más tarde y con el nuevo gobierno proeuropeo en el poder, los papeles se cambiaron y esta vez fue el este del país el que se levantó contra el nuevo gobierno, Rusia quien apoyó las protestas y la EEUU y Estados Unidos quien las condenaron, pero ahora ya no impotará tanto lo que realmente ocurra en Ucrania sino la reacción de los respectivos países.

Pero de todo ello os hablaré en la próxima entrada donde analizaremos las consecuencias de esta "revolución", pero ahora hablemos de lo que aquí ha ocurrido.

Los que están en contra han calificado esta revolución y el nuevo gobierno como un movimiento de ultraderecha y neonazis pero ¿es el nuevo gobierno un gobierno fascista?

Para nada.

Los que dicen eso están haciendo uso de la demagogia. El nuevo gobierno (provisional) no está formado por fascistas, si bien es cierto que en las calles si que ha habido grupos paramilitares neonazis y que hubo numerosos episodios de enfrentamientos entre estos y la policía que acabaron con decenas de heridos y muertos.

No obstante, decir que esta revolución es una revolución neonazi sería (salvando las distancias, que por supuesto son grandes) como decir que las manifestaciones en España contra los diferentes gobiernos (me da igual cual) han sido producidas por comunistas y anarquistas por el hecho de que haya habido grupos de este tipo que han causado incidentes. El problema es que en países como Ucrania todo se lleva mucho más al extremo, y los comunistas son mucho más comunistas y los neonazis son mucho más nazis. Y nuevamente unos pocos desvían la atención de lo que viene a ser la mayoría. Si el gobierno es legítimo o no es ya otro asunto.

Si miráis por internet encontraréis mucha "información" sobre el movimiento neonazi en Ucrania financiado por Estados Unidos y Europa, con imágenes muy bonitas y unos datos dignos del mejor periodista en los que hablan de como los neonazis han tirado estatuas en conmemoración a los valientes soldados y su gran lider que fallecieron combatiendo a los nazis en tiempos de la Unión Soviética. Supongo que nadie les ha hablado de los incontables millones de personas que murieron en los gulags creados por las misma persona cuyas estatuas se alzaban en las plazas de Ucrania.

Y es que sí, al inicio de la revolución se tiraron muchas estatuas con la figuras de Lenin y Stalin, pero a quien se alarme yo le pregunto ¿qué pensaría si en Alemania hubiese estatuas de Hitler en cada plaza?

Respecto a lo de que Europa y EEUU financian movimientos neonazis y les dan armas es todo mentira, y quien lo diga que lo demuestre, si es que puede demostrar algo así. Me da pena que se usen mentiras para manipular la opinión de la gente, pero en especial me ofende y me duele que se utilicen cosas como el nazismo, que tanto daño ha hecho. Sin duda debería haber castigos severos para todo el que se atreva a lanzar tales acusaciones sin pruebas.

Sin embargo si es cierto, y ni siquiera quienes apoyen a un bando u a otro, que tanto la Unión Europea como Rusia han tenido mucho que ver en todo esto. Primero fue Europa, haciendo o no lo correcto, al intentar integrar a Ucrania como un estado miembro y luego Rusia, que intentó impedirlo al considerar que Ucrania le "pertenecía". Porque en el fondo, repito una vez más, toda esta situación oculta un a lucha de intereses opuestos entre oriente y occidente.

Precisamente sobre eso es lo que os quiero preguntar.

¿Creéis que todos estos acontecimientos hubiesen ocurrido de no haber sido por la disputa entre Europa y Rusia por Ucrania? ¿Hasta donde puede llegar la influencia de un país sobre otro, llegando a gobernarle casi por completo?

Respecto a la propia revolución Ucraniana ¿Creeis que está justificada la toma del poder por parte del nuevo gobierno? ¿Sigue siendo Yanukóvich el legítimo presidente?

Os animo a darme vuestra opinión mediante los comentarios. Podéis opinar sobre lo que queráis, respoder a las preguntas y decirme cuál es vuestro punto de vista. También podéis hablarme sobre la propia entrada y qué os ha parecido.

En la proxima entrada, que espero publicar los próximos días, os hablaré de Crimea, la intervención militar rusa y del importante papel que juega ucrania en la lucha de los dos bloques debido a su situación geográfica.

Gracias a todos por leerme ¡Hasta la próxima!