18 de mayo de 2014

El necesario cambio del sistema educativo

¡Hola a todos!

Hoy os voy a hablar de algo que personalmente me afecta bastante en este momento de mi vida, pues hoy por hoy es a lo que dedico gran parte de mi tiempo y lo que decida qué voy a ser mañana, al margen de notas de corte y demás, estará determinado por lo que ahora haga.

Actualmente en los colegios e institutos se nos enseña a memorizar, memorizar y memorizar, retenerlo hasta que llegue el día del examen donde lo escupes todo y al día siguiente (echándolo largo) ya se te ha olvidado.

Yo siempre he estado en contra de ese sistema y hasta donde he podido me he intentado resistir a él (suena a una peli) sobre todo en aquellas asignaturas que más me gustan, pero tal y como están las cosas hay veces que no funciona.

Por eso hoy os voy a proponer un cambio en el sistema educativo, mostrándos cómo considero yo que deberían ser las cosas. Estos cambios son siempre razonables y siempre con el propósito de mejorar el rendimiento del alumno.


Más importancia al trabajo diario

La nota de los alumnos depende de uno o dos exámenes que no en todos los casos reflejan el verdadero conocimiento del alumno.

El sistema debe cambiar dando más importancia a la hora de evaluar a la participación del alumno en clase, a las exposiciones que realice, etc, lo que haría que el alumno no solo aprenda el contenido de la materia sino que sepa tratarlo y exponerlo a los demás, llevarlo a la práctica haciendo que verdaderamente asimile esos conocimientos como algo suyo y no aprenderlos para expulsarlos en un examen y para más tarde olvidarlos. 

Ese es el principal error del sistema educativo actual, lo que se puede aplicar a otros debates como el de la PAU, y por tanto es en lo que más esfuerzos se deberían aplicar por cambiarlo.

Cambio en el calendario

El calendario escolar debería ajustarse al que comparten la mayoría de países europeos, teniendo a la vez en cuenta que el clima en España no es el mismo que en el resto de países, aquí por ejemplo no se puede contemplar empezar las clases en agosto como hacen en Alemania.

Distribuir las vacaciones

Actualmente tenemos unas vacaciones de verano que a algunos se les pueden llegar a hacer eternas y después periodos escolares donde nos pasamos meses sin tener ninguna fiesta .

Las vacaciones de verano deberían acortarse, acabando las clases a finales de junio (una después de como está actualmente) y empezándolas el uno de septiembre. Esto implicaría aproximadamente 10 días lectivos de más.

Por el contrario, se añadirían 9 días de vacaciones a mitad de cada trimestre (5 días festivos que se enlazarían con dos fines de semana) después de los primeros exámenes parciales, proporcionando un descanso para afrontar el final del trimestre.

Además se añadiría otra semana junto con la de Semana Santa para lograr unas vacaciones más largas comparables a las de navidad justo antes de empezar el tercer trimestre. Esto ya se aplica en algunas comunidades de España.

Por tanto, el calendario tendría 10 días lectivos menos (sumaríamos 10 de verano y restaríamos 20 de las semanas añadidas, siempre sin tener en cuenta los fines de semana) pero esto no sería ningún problema puesto que los que se dan estarían mucho mejor aprovechados y se evitarían esos días justo antes de las vacaciones en los que profesores y alumnos se encuentran sin fuerzas para seguir dando clase.

Esto se podría aplicar a partir de la ESO, cuando los estudiantes entran en unas edades en las que no dependen tanto de sus padres que se tendrían que preocupar qué hacer con ellos mientras están trabajando.

Recolocación de los días festivos

A menudo nos encontramos con trimestres en los que hay fiestas cada dos semanas y otros en los que no hay ni una sola. Esto se debe, en parte, a que nuestro calendario se ajusta a fiestas religiosas, lo cual me parece totalmente antiproductivo.

Entiendo, por ejemplo, que en el caso de Madrid sea difícil quitar fiestas como la de San Isidro, las cuales se han convertido en una tradición. Las demás comunidades, al igual, tendrán este tipo de fiestas que todo el mundo celebra y que me parece bien que sea un día festivo en el calendario escolar.

Sin embargo hay otros días festivos por santos que nadie conoce ni celebra y que suelen juntarse todos en una misma época. Todas esas fiestas deberían recolocarse de tal forma que estuviesen distribuidas equitativamente entre los tres trimestres.

El mayor problema se encuentra en Semana Santa, la cual cada año varía (y no unos días, sino un mes entero). La solución lógica sería fijarla en una fecha, pues al igual que los exámenes no varían con el ciclo lunar tampoco pueden hacerlo las vacaciones. Sin embargo puedo entender que haya algunas personas a las que le interesa ir a actos celebrados en esas fechas los cuales no se van a fijar y que necesitan que sus vacaciones coincidan. La solución que veo, es, habiendo añadido en todas las comunidades esa semana adicional de fiesta junto a la Semana Santa de la que hablaba anteriormente, poder colocarla antes o después de esta en función de como caiga, de tal forma que las vacaciones empezarían y terminarían aproximadamente en las mismas fechas.

Cambios en las materias

Eliminación de ciertas materias en Bachiller

Comprendo que ciertas materias pueden ser importantes, tanto como otras, quizá, pero a partir de ciertas edades creo que deberían dejar de impartirse de forma obligatoria. Bachiller es un paso previo a la universidad y por tanto lo lógico sería que haya asignaturas que nos preparen para esta.

La primera de ellas es, como os imaginaréis, religión. Respetando las creencias religiosas de cualquier persona y cualquier religión. Comprendo y acepto que pueda haber colegios en los que durante primaria y la ESO puedan dar esta asignatura, pero en Bachiller creo que esta asignatura está fuera de lugar y me parecería una completa locura que algo como las creencias pudiera influir en la nota de corte para la entrada a la universidad, como actualmente ciertas personas pretenden hacer. Lo dicho, me parece indignante.

Sin embargo esta asignatura no tendría porqué desaparecer sino solo cambiar. Me parecería muy interesante una asignatura que se presente como Historia de las religiones, que hable de ellas como parte de la cultura que actualmente tenemos, desde las religiones más primitivas, pasando por las clásicas hasta las tres religiones monoteístas, algo que sea histórico, real y objetivo, lejos de clases moralizantes sobre lo que debemos hacer en la vida o lo que es o no pecado. 

La otra es la asignatura de educación física. Me parece algo importante que la gente vea que es importante la salud física más allá de nuestros conocimientos, pero creo que es suficiente con los años de primaria y la ESO y se debería eliminar en primero de Bachiller como asignatura obligatoria, sin dejar nunca de ofrecer actividades extraescolares que fomenten el deporte, en especial aquellos en equipo, los cuales me parece que aportan muchísimos valores que no pueden aprenderse en clase.

Para finalizar quitaría la asignatura de CMC, o al menos para los grupos letras, pues es meter una asignatura de ciencias que no tendrá nada que ver con las carreras que estudien las personas que estén en ese bachiller. Y no es que no me parezca interesante lo que se da en esa asignatura, al igual que me podrían parecer interesantes muchas otras materias, pero como dígo, no creo que tengan cabida en el Bachiller debiendo ser este una preparación para la universidad.

Añadir una nueva asignatura que nos enseñe el funcionamiento de la sociedad.

Añadir una asignatura, similar a la que podría ser educación para la ciudadanía, pero de forma totalmente distinta. Una asignatura que nos enseñe como se mueve la sociedad de la que formamos parte, el sistema de votos, la importancia de la unión europea en España, organizaciones supranacionales como la ONU o la OTAN, siempre de forma objetiva y permitiendo al alumno formar su opinión sobre esta. 

Esta asginatura recogería aspectos que ya se dan en asignaturas como historia o economía pero se aplicaría a todos los bachilleres y se profundizaría más en ciertos temas que se tocan poco.

Más horas de inglés

Hoy por hoy esto depende mucho de cada colegio, de si tenga asignaturas como ampliación de inglés y de otros factores. El mínimo actual para las horas de inglés es tres a la semana, menos de las horas que se dedican a otras asignaturas, cuando esta debería de ser sin lugar a dudas la más importante.

La asignatura de inglés debería de tener como mínimo cinco horas semanales.


Clases de 40 minutos

Actualmente las clases en España son desde 50 minutos a una hora más o menos. Las clases deberían durar 40 minutos para evitar que el alumno empiece a desconectar al final de la hora.

Esto implicaría que asignaturas que solo se dan dos días a la semana se dieran en tres, por ejemplo.

Hay asignaturas que necesitan tiempo para realizar ciertas actividades, pongamos el ejemplo de un taller de biología. Esto se puede solucionar juntando dos clases un día a la semana, los viernes, por ejemplo, permitiendo una clase de 80 minutos para realizar actividades de larga duración en las que las clases actuales de unos 55 minutos se quedan escasas.

En definitiva, no se trata únicamente de reducir el tiempo de cada clase sino implementar un horario más flexible.

¿Qué opináis vosotros sobre estas medidas? ¿Estáis de acuerdo? ¿Añadiríais algo más? ¿Cuáles son los fallos que le veis al actual sistema educativo?

¡Espero vuestra opinión!

¡Hasta la próxima!

1 comentario:

  1. Sistema educativo. Pues menudo tema me has dado para hablar.

    - Más importancia al trabajo diario: partiendo de que estoy en primero de carrera y la situación puede ser completamente distinta, pero con el sistema de Bolonia han intentado hacer lo que tú dices: dar más importancia al trabajo diario.
    Aunque suena demasiado bonito para ser cierto. Se le da más importancia al trabajo personal, pero eso también tiene su consecuencias. Por ejemplo, en un asignatura la evaluación continua te cuenta un 40% y el examen un 60%. Aunque al principio parece que va a favorecer a los alumnos, al final se viene en su contra. ¿Porque? pues porque todas las asignaturas hacen lo mismo: tienes laboratorios, informes técnicos, exposiciones orales, proyectos y entregables. Y todo es para las dos semanas anteriores al examen. Es cierto que se aprende mas trabajando, pero por regla general estos temas nunca entran en los exámenes de enero o mayo. Así pues, te quitan tiempo para estudiar para los exámenes, y una mala nota en la evaluación continua puede suponer que para aprobar la asignatura necesites más de un cinco en el examen final. Y si son muy burros, un suspenso en las prácticas implica un suspenso automático de la asignatura. Vas de cabeza a las recuperaciones.

    Así que no creo que se tanto el hecho de dar importancia al y trabajo de los alumnos, sino mas bien despertar la curiosidad dando cosas que realmente sean útiles para el futuro. Sin embargo, eso es muy difícil en la ESO y Bachiller, porque se juntan un montón de ramas que tienen varias asignaturas comunes (y aunque me peguéis, a uno de ciencias puras poco le interesa la filosofía, de la misma forma que uno de letras no tiene porque estar dando ciencias para el mundo contemporáneo).

    -Cambio en el calendario: +1 a eso. Aunque yo tengo suerte y tengo dos semanas en semana santa :DDDDDD. Y sobre lo de recolocar días festivos, creo que los colegios tienen libertad hasta cierto punto. SI nono se explica que haya colegios que cojan semana blanca en carnavales y otros no hayamos tenido ni un mísero día.

    - Cambios en las materias: Sobre lo de religión, un tema peliagudo. Me parece bien como esta actualmente, que no cuente para la nota de corte de la uni, y que no se obligatorio cursarla. A no ser que vayas a un colegio religioso, en cuyo caso ya sabes dónde te metes, no hay derecho a quejarse de tener que darla (otra cosa será quejarse de cómo se está impartiendo o como de conservador sea el profesor). Y sobre lo de historia de las religiones... ¿de verdad soy la única cuya asignatura de religión consistió precisamente en eso? Mae mia, que daréis los demás. ¿La Biblia, como en primaria? ^^".
    Sobre lo de educación física... pensaba como tú hasta que he visto como he degenerado en dos años xDDDD Yo creo que no está mal, pero que no debería contar en la nota de corte.
    Y sobre lo del ingles... la clave no es meter más horas, es tomarlo más en serio. Porque estar dando el To Be durante todo primaria y no ir más allá, es desperdiciar la capacidad que tienen los niños de aprender lenguas. Todos sabemos que es más difícil a medida que creces. Yo yendo a la academia tres horas a la semana desde los seis años, he llegado al CPE. En un año ya adelante un curso a mi colegio.

    - Clases de 40 minutos: Tras estar un año en la uni, pienso que lo mejor son dos horas seguidas de una misma asignatura, con 10 mins de descanso entre medias. AL haber menos asignaturas en un mismo día, cargas menso libros y psicológicamente se te hace más corto el día. Y así no se dejarían a medias los ejercicios.






    ResponderEliminar

Gracias por comentar, vuestras opiniones son las que forman este blog.