10 de enero de 2015

Un ataque a la libertad.

Si hay algo por lo que la humanidad ha luchado desde sus orígenes, ese algo es la libertad. La historia es, en definitiva, la recopilación de esa lucha constante y sin final, con todos sus fracasos y sus éxitos.

El pasado miércoles fueron asesinadas doce personas que se habían consagrado a defender esa libertad a través de una revista cuyas caricaturas desafiaron todas las amenazas recibidas. Sus caricaturas no pretendían ir en contra de una religión en particular, sino eliminar cualquier miedo a expresarse, y aunque sabían el riesgo que corrían, decidieron seguir luchando algo por lo que creían, y eso les costó la vida.

El miércoles no sólo se produjo una barbarie en la que fueron asesinadas doce personas, ese día se atacó a la libertad de expresión, no fue un ataque contra Francia, fue un ataque contra todos los países democráticos en los que la libertad de expresión es un derecho reconocido, y por ello es deber de todos responder de forma conjunta a ese ataque, y hacerlo de forma contundente, pero de la forma correcta.