20 de febrero de 2015

¿Qué es la política?

Si pudieras cambiar las cosas, ¿Lo harías?


Es una pregunta bastante sencilla, como debería serlo su respuesta ¿Quién no quiere cambiar las cosas? Quizá el problema está en que hacerlo no sea tan fácil

Cuando todos quisieran mejorar las cosas, pero ninguno encuentra la manera de hacerlo, creo que el problema está en la falta de ilusión, la pérdida de la esperanza de que las cosas puedan mejorar. Y es algo completamente normal.

Cuando oímos hablar de política, lo primero que nos viene a la cabeza son los políticos, y con ellos toda la vergüenza que les acompaña: mil casos de corrupción, desfachatez, impunidad... En fin, lamentablemente podría ocupar una entrada entera con los adjetivos que a ciertas personas califican.

Pero lo cierto es que la política no es eso. La política surge con la necesidad de organizar la sociedad, una comunidad, un pequeño grupo de personas. La política está presente en cualquier hecho en el que se vean involucradas varias personas, y no hace falta irse muy lejos para encontrar estas situaciones: cuando se decide entre los vecinos si pintar o no el portal, cuando se decide entre los amigos dónde se irá a cenar esa noche o qué regalo común hacerle a quien cumple años esa semana. 

La política actual es algo relativamente nuevo y, por tanto, desconocido. Porque la política, la verdadera política, no se entiende sin democracia. Ahora me estoy dando cuenta de que quizá este artículo esté mal titulado, quizá debería haberlo llamado "¿Qué es la democracia?" Pero ya es tarde para cambiarlo.

En Europa se vota desde hace unos dos siglos. Evidentemente hace dos siglos no se podía considerar a algo así Democracia, pero bueno, parece ser que lo de cortar un par de cabezas y hacer correr la sangre llamó a alguien la atención y debió decidir que lo de poner unas urnas, así, como medida de precaución no estaba mal. Pero, como digo, que voten cuatro personas no puede estar considerado Democracia. ¿Acaso lo de ahora lo es?

Si pensáis que voy a echar la culpa a otros y a culpar a los políticos por no escuchar a los ciudadanos, os equivocáis. En realidad si lo haré, claro que lo hago, pero eso lo dejo para otra ocasión.

No, la culpa de que la Democracia falle está en las personas, que hemos pensado en que con votar ya hemos cumplido nuestra parte en este juego, es más, algunos, en un acto de rebeldía extrema han decidido que resistirán el impulso de ir a las urnas a expresar su opinión y se quedarán en su casa viendo la tele ¡Valientes ellos!

Votar está bien, es necesario, y es un primer paso, pero no es suficiente. Para que la Democracia, el gobierno del pueblo, pueda funcionar, es necesario algo más.

Son unos ciudadanos que le han dado el poder a otros para que organicen la sociedad de la que forman parte, pero no se puede pensar que ahí acaba nuestro cometido. Democracia no es sólo votar, Democracia es expresarte con libertad, hablar con otros, intercambiar opiniones, luchar por cambiar las cosas, eso es Democracia.

Cuando las cosas van bien quizá sea, digamos pasable, el hecho de que la gente permita que otros decidan por ellos. Es una situación bastante cómoda, respetable, como todo, pero objetable también. Sin embargo cuando todo se vuelve un desastre y los que deberían dirigir las cosas no hacen nada bien, quedarse parado deja de ser una opción ni tan siquiera remota.

Es entonces cuando reclamar sus derechos no es ya un deseo de las personas, sino una necesidad, y de eso se encarga la política: de organizar la sociedad, de cambiar las cosas. A través de ella, del diálogo, de escuchar la opinión de otras personas y dar la nuestra, de poner nuestras ideas en común y de juntarnos para conseguir crear algo bueno entre todos, alcanzamos esa sociedad que todos deseamos. Eso es la política, y no lo que te han hecho creer que era.

Siempre me ha llamado la atención eso de "No se pregunta del partido que es otra persona". Veo tantos errores en unas pocas palabras que algo así me es inconcebible.

Para empezar, la política no es como el fútbol, no se trata de defender a tu equipo a muerte, haga lo que haga, todo lo contrario: cuando un partido no hace las cosas bien es necesario dejarle tirado. Uno no "es" de ningún partido, uno da su voto y su apoyo a aquel que considera que en ese momento hace las cosas mejor, y este voto y apoyo puede y debe cambiar en función de como evolucionen las cosas.

Aclarado eso, ¿y por qué no? ¿Por qué no expresar tus ideas a los demás y escuchar a su vez las suyas? Porque eso es lo que significa política: diálogo.

¿Sigues pensando que la política es algo malo?

Si has llegado aquí es porque eres de esas personas que tiene una opinión, y sería algo maravilloso que los demás la conocieran. Exprésala.

Permitiéndome citar una frase que he leído varias veces por Twitter aunque no estoy seguro de quién fue el primero que la dijo: "La política es seria, no aburrida"

Para hacer política no es necesario "entrar en política", tan sólo expresarte sabiendo que nadie jamás podrá impedírtelo, hay que mojarse, ensuciarse defendiendo aquello que nos parece justo. No basta simplemente con quejarnos de las cosas que están mal, sino proponer otras, dar ideas, cambiarlas, mejorarlas. Porque créeme, se puede, que nadie jamás te diga lo contrario. Las grandes cosas nunca fueron fáciles, pero siempre que se lucha por algo con el suficiente esfuerzo, se acaba logrando.

La política no es sólo cuestión de partidos, de leyes ni de reuniones de gente trajeada, la política no es tan siquiera cosa de políticos.

Política somos todos, y es el momento de que juntos cambiemos las cosas