5 de mayo de 2016

Frente de izquierdas, el triunfo de la derecha.

La coalición Podemos e IU afectaría claramente a la izquierda cambiando la distribución de votos, a favor de unos o de otros, pero esto tendría efecto en la derecha, que seria la creación de un clima polarizado, en el que los votos de derechas de Ciudadanos irían al PP, que representaría la opción opuesta a la lista Podemos + IU.

Todo parece indicar que finalmente IU y Podemos se presentarán en una misma lista a las elecciones. Más allá de la importancia que tiene por el sistema electoral, al repartirse con los mismos votos de forma diferente los escaños, esto tendrá muchas más implicaciones, puesto que la gente no votará igual.

Seguro que hay muchas teorías acerca de si 2+2 son 4, son 5 o quizá sean 3. Esas teorías están mirando a los votantes de izquierda. Es decir, si los que votaron a Podemos e IU les seguirán votando, y si los que votaron al PSOE podrían votar la nueva lista que representaría un frente de izquierdas.

Pero sería inocente pensar que, ante la aparición de un frente de izquierdas, no va a aparecer un "frete de derechas", aunque sea simbólico. La polarización emprendida desde la izquierda, provocaría inmediatamente una reacción en la derecha. Esto quiere decir que los votantes dejarían de ver partidos con distintas opciones y programas, y en mayor o menor medida votarían según si son de izquierdas o de derechas. 

Los votantes de centro no se verían afectados, pero PSOE tiene muchos votantes de izquierdas, y Ciudadanos muchos votantes de derechas. 

Lo que pasaría en la izquierda es complicado. Puede que se perciba esa lista como más radical y la gente se abstenga o vote al PSOE, o que se sientan más representados y con más opciones de llegar al poder y que esto haga que esta lista consiga muchos más votos que la suma de Podemos e IU. Pero en la derecha, es mucho más fácil de predecir.

Ante la creación de un frente de izquierdas, los opositores buscarán la opción opuesta, valga la redundancia. Y esta opción es el PP, que está más a la derecha de Ciudadanos, más aún después de que este llegase a un acuerdo con el PSOE, que si bien a los moderados les pudo agradar, en un clima polarizado como parece ser que será el de estas nuevas elecciones, se volverá en su contra.

La opción que tiene Ciudadanos para mitigar este daño sería hacerse ver como la verdadera oposición de Podemos, y crear un discurso en su contra muy diferente al de la anterior campaña, que fue más dirigido al bipartidismo. A la vez, no debería olvidarse que su lucha por los votantes es con el PP. Deberá hacer malabares en una situación muy complicada para ellos,

Si algo queda claro es que hemos dejado atrás la lucha contra el bipartidismo, lo nuevo contra lo viejo y volvemos a las izquierdas y las derechas.